La EdC vuelve a Granada para dar una mirada diferente

Concluye la segunda sesión del curso: “Emprender según los principios de una economía civil y de comunión”, bajo el título "La empresa del s.XXI: Una mirada diferente", celebrado el pasado 4 de mayo en al Universidad de Granada.

La Jornada comenzó a las 16:30 de la tarde con una propuesta innovadora: el juego Wecoop. Un juego que, al principio, parece que sólo consiste en hacer buenas obras. Algún jugador incluso se revela y no paga impuestos, por ejemplo, pero a medida que se va entrando en el juego, uno se da cuenta por sí solo de los beneficios de la cooperación. 

"Cuando se invierte en la confianza, el diálogo-relación personal, se descubre un potencial enorme", Vittorio Pelligra

Un juego creado por Vittorio Pelligra, profesor de la Universidad de Cagliari cuya ponencia: ¿Nuestras decisiones económicas son siempre racionales? ¿Estamos dispuestos a cooperar? se centró en la confianza, entendida como el "lubricante del sistema social". Gran parte del atraso económico del mundo se puede explicar por una falta de confianza recíproca, según el profesor.  Pelligra dio algunas reglas para reconstruir la confianza, basadas en descubrir la empresa como una comunidad de personas en la que las motivaciones intrínsecas adquieren un valor fundamental, la confianza es mucho más exigente que el control… "Cuando se invierte en la confianza, diálogo-relación personal, se descubre que hay un potencial enorme", afirmó. 

En la segunda parte de la conferencia intervino Miguel Ángel García, profesor de la Universidad de Barcelona con su ponencia La Empresa del siglo XXI: Capitalismo compartido y participación de los empleados. Compartir, discutir, conseguir empresas y formas de gestión más humanas centran su exposición. Cestona apuesta por encontrar el equilibrio entre Control y Compromiso. ¿Cómo se puede conseguir una mayor participación de los empleados en la empresa?, ¿Cómo se deben replantear tanto la toma de decisiones y la coordinación entre los participantes como su motivación? El profesor sostuvo que es necesario encontrar respuestas a estos interrogantes para restablecer estos valores como los principales objetivos de las corporaciones.

Formaron parte también de esta Mesa redonda, Isaías Hernando, Pte. de la Asociación por una Economía de Comunión en España y Paco Toro, empresario de EdC, quienes con sus testimonios demostraron que los estudios de la EdC nacen de la experiencia, de una vida hecha realidad en las empresas. 

Importante también la presencia y aportación, como ya ocurrió en la primera sesión de febrero, de Manuel Sánchez y Paco Ruz, profesores de la Universidad de Cartagena y que poco a poco se han convertido en locomotoras de primera de la EdC en España. También es obligado agradecer todo su esfuerzo a Alejandro Grindlay, profesor de la Universidad de Granada y promotor de este curso.  

"La igualdad social es posible", dice una asistente

La sesión fue todo un éxito como demuestran las impresiones de algunos de los asistentes: "La Economía de Comunión nos enseña a que, dando un giro a nuestra mentalidad, la igualdad social es posible, con la generación de un trabajo digno para cada persona y con el cambio de las relaciones humanas", (Loreto). 

Miguel decía: "La EdC es una aventura maravillosa que aún es pequeña como las termitas, pero éstas llegan a realizar trabajos ingentes e increíbles. Ojala ocurra eso con la EdC". Otra persona comentaba: "Me gustó mucho la idea de que se puede participar en la Economía de Comunión haciendo un consumo responsable: mirar qué compramos, donde compramos, si esa empresa trata bien a sus trabajadores,...".

 

EL AULA VIRTUAL DE LA EDC

En febrero y coincidiendo con la visita de Luigino Bruni a Granada se inauguró el "Aula virtual de la EdC” promovido por David Aguilera, profesor del colegio de los Agustinos, para alumnos del colegio y abierto a otros centros escolares.

En esta ocasión se profundizó un poco más en los valores que propone la Economía de Comunión. El profesor, Miguel Ángel García Cestona, dio una clase Magistral de EdC aplicada a la empresa a chicos de primero de Bachillerato, que le escuchaban con gran atención y entusiasmo. Y en la segunda hora se les enseñó a jugar al Wecoop y fue sorprendente la rapidez con la que captaron los valores de la EdC aplicados al juego.

Nuestro compromiso como Asociación, empresarios de la EdC, profesores es ayudar a darle continuidad a esta aula con cursos de formación, ponencias… 

El paso por Granada también nos ha dejado huella a nosotros, nos ha dado un mayor impulso para seguir difundiendo el espíritu de la EdC en todos nuestros rincones, ambientes, allí donde nos llamen.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn