Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider
Jovénes, empresarios, trabajadores...UN PROYECTO PARA TODOS
Basado en la CULTURA DEL DAR
Una ECONOMÍA que pone en el CENTRO A LA PERSONA
Un modelo HUMANO, SOLIDARIO Y SOSTENIBLE
 

Actualidad

The Wall Street Journal

El “Wall Street Journal” entrevista a Teresa Ganzon, directora general del Bangko Kabayan, un banco rural que adhiere a la Economía de Comunión.

Teresa Ganzon  y su marido compraron en 1989 la mayoría de las acciones del Bangko Kabayan. Los Ganzon tuvieron que afrontar los riesgos empresariales típicos de un país en vías de desarrollo, de un modo poco habitual, ya que forman parte de la Economía de Comunión, una red internacional de más de 800 empresas comprometidas en poner en práctica la Doctrina Social de la Iglesia. En una rueda de prensa durante su reciente viaje a Filipinas, el Papa condenó la corrupción, hablando, incluso, de dar una patada “donde no llega el sol” a los funcionarios corruptos.

La señora Ganzon habló con el Risk & Compliance Journal acerca de cómo el Bangko Kabayan ha sido capaz de crecer, aun manteniéndose fiel a esta doctrina, en una de las naciones más corruptas del mundo.

¿Cuáles son los principales puntos de fricción para una empresa dirigida según los principios de la Doctrina Social católica en Filipinas? 

«El problema principal del que hablamos es el respeto a las leyes. Por ejemplo, la gente justifica la evasión fiscal diciendo que tenemos políticos corruptos que roban, o que no se ve que los beneficios redunden en los ciudadanos. ¿Por qué hay que mantener al gobierno a base de impuestos? Pagar los impuestos es un signo de contradicción para nosotros, especialmente entre las pequeñas y medianas empresas. El soborno y la corrupción están en crecimiento y lamentablemente son conductas comunes en algunas oficinas públicas, de modo que para un empresario parece que el único modo de que su propia empresa sobreviva es hacer como todos y considerar las comisiones como “costes normales”».

Ésta actitud es contraria a la Doctrina Social y al papa Francisco. ¿Cómo afrontan la corrupción congénita?

«Una empresa de Economía de Comunión defiende la adhesión a un estándar ético y es consciente de que tiene una vocación para cambiar la forma de hacer las cosas, para estar más alineada con los valores cristianos. Por ejemplo, hace algunos años estábamos dispuestos a dar un cierto tipo de préstamo, que, estábamos seguros, habría tenido una gran demanda e iba a dejar buenos márgenes de ganancia. Pero cuando nos encontramos delante de un burócrata del Gobierno, cuya firma y colaboración eran indispensables para ir adelante, que nos pidió un porcentaje sobre los intereses, tuvimos que pensar en otro tipo de préstamo. En Filipinas, el pago de los impuestos por parte de las empresas, grandes y pequeñas, es algo que casi no existe. Hemos recibido un premio que nos certifica como una de las primeras cinco empresas contribuyentes, en una región donde existen algunas industrias manufactureras mucho más grandes que nuestro banco».

Por lo tanto, ¿renunciaron a una oportunidad de negocio antes que ceder a la corrupción?

«Sí, pero fue entonces cuando descubrimos las microfinanzas. Esta nos orienta a las necesidades financieras de un segmento de la sociedad considerada “fuera del ámbito de los bancos”. Hemos desarrollado así un programa de microcréditos y descubrimos un segmento de la sociedad mucho más amplio para servir, si bien no es tan fácil como el precedente. Con frecuencia tuvimos que renunciar a una idea original o a prestar un servicio que nos habría dado buenos resultados, solo porque en alguna fase del proceso habría sido necesario algo (como un "soborno insignificante") para que el préstamo garantizado se registrara. Pero así hemos tenido ideas más originales sobre otros servicios en los que no era necesario corromper a nadie, con lo que hemos podido descubrir nuevas posibilidades. Y esto solo debido a haber buscado otras alternativas a fondo».

La crítica del Papa sobre la financia especulativa, ¿cómo fue recibida por vuestra empresa?

«Él habla de tener mayor empatía hacia las personas más necesitadas de la sociedad, y para nosotros, que estamos en el área del microcrédito, sus palabras nos ayudan a ser más determinados. Es un campo de negocios muy difícil, porque implica mucho trabajo de campo y los jóvenes, cuando solicitan trabajo en un banco, imaginan que vienen a trabajar en un ambiente muy cómodo, en una empresa con aire acondicionado. Después de algunos meses, deciden que no quieren seguir haciendo un trabajo que requiere tanto esfuerzo. Para nosotros, encontrar a las personas adecuadas, que permanezcan y amen su trabajo, precisamente por la empatía con los pobres, es un gran desafío. No alcanzamos los estándares de eficiencia tan fácilmente pero, si queremos permanecer en el mercado, no podemos hacer otra cosa que buscar por lo menos los estándares de un buen servicio. Pero el mensaje del Papa es muy claro: el verdadero negocio al cual no podemos renunciar es el servicio vital hacia los pobres».

 

Fuente: Wall Street Journal, del blog de Gregory Millman

 

 

 

 

 

 

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn